Si por circunstancias personales o económicas no has podido afrontar el pago de tu hipoteca durante más de un año, es muy probable que recibas una reclamación judicial del banco. Te explicamos como actuar en estos casos.

Es muy importante ser especialmente diligente cuando el Juzgado te notifica la demanda de ejecución hipotecaria o recibes un requerimiento del banco comunicándote la resolución anticipada del contrato. Los trámites y plazos a cumplimentar en caso de una reclamación hipotecaria son breves y es imprescindible que sigas unas pautas de actuación básicas para plantear la mejor defensa legal posible a tus intereses:

  • Anota la fecha de notificación de la demanda ejecutiva: tienes 10 días para formular una Oposición a la ejecución
  • El expediente judicial es voluminoso: normalmente consta de entre 120 a 200 hojas.
  • Comprueba la documentación del expediente judicial: cédula de requerimiento, auto y decreto
  • Lee la demanda ejecutiva y revisa que están sus documentos adjuntos:poderes, acta notarial y requerimientos.
  • Contacta inmediatamente con una abogado especialista para que pueda analizar tu situación.

1. He recibido una demanda judicial.

Nuestra primera recomendación es que compruebes la integridad del expediente judicial – demanda y documentos adjuntos: no debería faltar ninguno de los documentos mencionados anteriormente. A continuación, analiza detalladamente el acta notarial de liquidación de saldo de deudor de forma que las cantidades que se hayan consignado en ella (en especial, las cuotas devengadas y no satisfechas), coincidan con tus cálculos. Resulta importante verificar que se hayan hecho constar en este acta aquellos importes que hayas podido abonar al banco desde la notificación de resolución anticipada del contrato de préstamo – en efectivo en la sucursal, por transferencia o cargo, des bancario. Asimismo, tendrás que otorgar un apoderamiento (ahora o más adelante a requerimiento del Juzgado), y recopilar todos aquellos documentos que pueda solicitarte tu abogado para plantear una defensa jurídica sólida.

Además, es muy recomendable comprobar que las cantidades que viene a reclamar el banco son correctas. En concreto, verifica si han incluido todos aquellos pagos que has podido realizar hasta ese momento vía transferencia bancaria o ingresos en efectivo. Igualmente, comprueba que son correctas las cuotas no satisfechas que afirma el banco en su reclamación.

A la demanda judicial se acompaña un expediente muy voluminoso que es necesario revisar cuidadosamente para evaular tus posiblilidades de defensa.

2. Conoce en qué consiste el expediente judicial.

Cuando recibas el requerimiento judicial para el pago del préstamo hipotecario, verás que se incorporan una serie de documentos en el expediente judicial: es importante conocer en qué consisten y cual es su significado:

  • Demanda judicial: que contiene la reclamación del banco
  • Auto, decreto y requerimiento judicial: que admite a trámite la demanda y te emplazan para pagar u oponerte
  • Poder para pleitos del banco a favor de procurador
  • Préstamo hipotecario (y en su caso, novaciones) que fundamenta la reclamación
  • Acta notarial de liquidación de saldo deudor: que debería incluir los cuadros completos de amortización del préstamo, con desglose de capital, intereses remuneratorios y moratorios, comisiones y gastos
  • Requerimientos extrajudiciales efectuados a la parte prestataria

Cada uno de los documentos de los que consta el expediente judicial, tienen que ser revisados minuciosamente. De esta forma, podremos conocer en qué se basa exactamente la reclamación judicial de la entidad financiera, las posibilidades de defensa y la estrategia legal más idónea a tus intereses.

En caso de recibir una demanda judicial es importante examinar detenidamente el expediente para evaluar la estrategia legal mas idónea.