Puedes recuperar tu dinero si tienes una Hipoteca Multidivisa y el banco no te ha informado adecuadamente y de manera completa acerca de su naturaleza y riesos.

El préstamo hipotecario es un medio de financiación habitual que permite al prestamista (cliente) realizar la compraventa de un inmueble cuya adquisición es financiada por la prestataria (banco). La cantidad prestada (capital) será devuelta al banco mediante cuotas mensuales periódicas que serán mixtas (comprenden capital e intereses) hasta el vencimiento final del préstamo (la duración media de las hipotecas es de 30 años). Por otro lado, la Hipoteca tiene como finalidad garantizar la devolución del importe prestado ya que en caso de impago, la entidad financiera podría iniciar la reclamación judicial contra el bien inmueble. Aunque mayoritariamente las Hipotecas se han otorgado en euros, referenciados al índice Euríbor, a partir del año 2007 los bancos empezaron a comercializar una modalidad de préstamos conocidos coloquialmente como Hipotecas Multidivisa.

  • Las hipotecas multidivisa son productos complejos y especulativos.
  • Es un instrumento de crédito dirigido a empresas exportadoras
  • No se pueden ofertar a perfiles conversadores y sin experiencia
  • Exige conocer el funcionamiento de los mercados de divisas
  • La cláusula multidivisa ha ocasionado importantes daños a los hipotecados
  • Las entidades financieras normalmente omitían información concerniente a su naturaleza y riesgos
  • Se trata de hipotecas en divisa extranjera (francos suizos o yenes japoneses) y referenciar la hipoteca al LÍBOR.

1. Nulidad de las Hipotecas Multidivisa.

Las Hipotecas Multidivisa son productos muy complejos, especulativos y de riesgo, que no pueden ser ofrecidos a clientes sin experiencia, conservadores y minoristas. Sin embargo, el banco vendía esta hipoteca como como un producto seguro, ventajoso y sin riesgos. Sin embargo, en la práctica esta hipoteca ha supuesto unas pérdidas económicas muy importantes en miles de familias que contrataron este préstamo en base a que las entidades financieras proporcionaron una información  parcial, inveraz y sesgada, ya que generalmente omitía de forma deliberada información esencial acerca de la verdadera naturaleza y de sus riesgos. Esta falta de transparencia a que venían obligadas las entidades de acuerdo con las sentencias del Tribunal Supremo (TS) de 15 de noviembre de 2017 y del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (STJUE) de 3 de diciembre de 2015, provocó que los clientes contrataran este producto en la creencia de que se trataba de una hipoteca segura, sin riesgos, y que supondría un ahorro importante.

Es un préstamo con garantía hipotecaria, a interés variable, en el que la moneda en la que se referencia la entrega del capital y las cuotas periódicas de amortización es una divisa, entre varias posibles, a elección del prestatario, y en el que el índice de referencia sobre el que se aplica el diferencial para determinar el tipo de interés aplicable en cada periodo suele ser distinto del Euribor, en concreto suele ser el Líbor (London Interbank Offered Rate o Tasa de interés interbancaria del mercado de Londres). Por ello, las hipotecas multidivisa son consideradas un instrumento de crédito dirigido a empresas con vocación exportadora y no para el consumidor medio con un perfil conservador, pues dichas empresas son quienes tienen conocimientos financieros y conocen los riesgos reales que entrañan este tipo de hipotecas (sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de fecha 16 de marzo de 2012) y, por tanto, el banco no debería haber aconsejado ni comercializado este tipo de inversiones de riesgo a los afectados.

Se trata de un producto complejo y especulativo, de elevada complejidad técnica, de implantación novedosa al tiempo de suscripción del préstamo. Además es un instrumento de crédito dirigido a empresas con vocación exportadora.

2. Puedes reclamar si la clásula de vencimiento anticipado no ha sido revisada anteriormente

Es un producto inadecuado para perfiles conservadores, cuya exacta comprensión requiere un alto nivel de conocimientos de la Ciencia Económica.

Frente a los cuales el banco no debe aconsejar ni comercializar inversiones de riesgo, por beneficiosas que parezcan en el momento de su contratación. Así, la sentencia del TS de 17 de abril de 2013 señala que un perfil conservador no es compatible con inversiones de riesgo, y la entidad bancaria no puede hacer correr al patrimonio del cliente un riesgo que éste no deseaba, y solamente ya este incumplimiento contractual comportaba de por sí una falta de la diligencia exigible a todo profesional del sector, que entre sus obligaciones frente al cliente tiene la de protegerle frente a riesgos no deseados. En este sentido, el la sentencia del TS de 17 de abril de 2013 señala que un perfil conservador no es compatible con inversiones de riesgo, y que las entidades financieras actuaron de forma negligente al no facilitar información suficiente a sus clientes y, protegerlos, así frente a riesgos no deseados. En este sentido, el Tribunal Supremo en su Sentencia de 17 de abril de 2013 señala que un perfil conservador no es compatible con inversiones de riesgo, y que las entidades financieras actuaron de forma negligente al no facilitar información suficiente a sus clientes y, protegerlos, así frente a riesgos no deseados: el banco no puede hacer correr al patrimonio del cliente un riesgo que éste no deseaba, ya que es un producto propio de un experto financiero y de alta complejidad no debía ser ofertado a los clientes promedio.

Esta modalidad de hipoteca en divisas, es de considerable complejidad para clientes minoristas sin una adecuada formación, sin relación con los mercados financieros y con ingresos y gastos exclusivamente en euros, dada su verdadera naturaleza de instrumento financiero, el modo de funcionamiento y los riesgos que entraña, especialmente en cuanto a la forma en que el tipo de interés de referencia (LIBOR) y los tipos de cambio euro/divisa extranjera han influido en la determinación de las cuotas de amortización mensuales y en la propia representación en euros del capital pendiente, tal y como señala la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de fecha 16 de marzo de 2012.

3. Funcionamiento de las Hipotecas Multidivisas.

Las hipotecas multidivisa exigen conocer su esquema de funcionamiento u operativa de los mercados de divisas.

Para poder adquirir una hipoteca multidivisa es fundamental conocer su esquema de funcionamiento u operativa de los mercados de divisas dado el considerable nivel de complejidad que tienen estos préstamos. Así, para entender su funcionamiento  es necesario conocer la operativa de referencias como el LIBOR sobre las que un ciudadano medio carece de información, así como de los factores que intervienen en las variaciones de los tipos de cambio en el mercado de divisas, factores que por su diversidad, ajenidad y especialidad, no están al alcance de la información generalmente accesible para un consumidor y cliente minorista.

Con las subidas de tipos de interés en España, los bancos ofrecieron las hipotecas multidivisa como un producto en el que el cliente ahorraría intereses. Dichas hipotecas vienen reguladas en su mayoría, o bien por yenes o bien por francos suizos, es decir, el cliente solicita un préstamo de una cantidad de euros pero deberá pagar el equivalente en yenes o francos suizos. Así, que en caso de que la divisa extranjera cambie su valor, deberá ajustarse el pago que se realiza para pagar mensualmente la misma cantidad, pudiendo abaratar o encarecer la cuota notablemente. Pero a la práctica, lo que ha ocurrido es que, tanto yenes como francos suizos, han fluctuado con fuertes subidas de tal manera que los clientes han acabado pagando más intereses que si hubieran contratado una hipoteca con euros: ha crecido la cuota y las cantidades adeudadas al banco.

En cuanto a su operativa concreta, se detalla en la Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia 84 de Madrid, de fecha 12/05/2014: (…) responde a la conjunción entre un préstamo con garantía hipotecaria al modo convencional y una particular forma determinar la moneda en la que se entrega el capital y en la que deben abonarse las cuotas periódicas de amortización, que, en términos muy generales, puede realizarse en distintas divisas, a elección del prestatario, aunque en ocasiones se requiere el consentimiento de la entidad bancaria. Se supone que, en términos muy simples, la ventaja de este tipo de préstamos multidivisa está en utilizar como referencia una moneda depreciada respecto del euro si los tipos de interés del país de esa moneda son más bajos que los del euro, así como en la posibilidad de cambiar de moneda si la tomada como referencia altera su relación con el euro.

Las Hipotecas Multidivisas son productos inadecuados para perfiles sin experiencia. Por tanto, se puede reclamar los daños que estas hipotecas han ocasionado al cliente.